La edil María Fernández Ojea indicó que la situación económica actual es precaria y supone que el concello incumpla "prácticamente todos los deberes legales que tiene".

«Ourense vuelve a tener la dudosa honra de ser la única gran ciudad de Galicia que no cuenta con unos presupuestos aprobados» lo que supone, entre otras cosas, que la Administración pública local no pueda hacer más que «parcheos» y que el Concello de Ourense esté incumpliendo «prácticamente todos los deberes legales que tiene», explicó la edil del PSdeG, en rueda de prensa, María Fernández Ojea. «En marzo hay numerosas magnitudes económicas que deben ser comunicadas a diferentes organismos como la Xunta de Galicia o el Ministerio de Hacienda. El día uno del mes pasado tenían que tener ya aprobada la liquidación de presupuesto y están haciendo incorporaciones de remanente de Tesorería con informes desfavorables», añadió sobre la «caótica situación actua»l. Y lamentó que lo acontecido en 2023 vaya a repetirse, previsiblemente, este año: «Habrá llegado el mes de agosto o septiembre y se iniciará ese bucle infinito de modificaciones de crédito por parte del gobierno local». En esta línea, incidió en que las cuentas públicas muestran un déficit en el que se perciben más gastos que ingresos -que se confirmará cuando salga la liquidación- y muchas partidas sin ejecutar del área de Bienestar Social, en detrimento de otras como Perímetro Rural «en la que hay un exceso del 500%», advirtió la socialista.

«Ourense está paralizado, como muestra el capítulo de personal o el último presupuesto aprobado en el año 2020 que ni siquiera es de este gobierno, sino del PP, lo que hace que Democracia Orensana no ejecute aquellas partidas que considera que no deberían existir», afirmó. Todo esto influye también en las contrataciones y en el pago a proveedores, cuyo periodo medio triplica el máximo legal -sin tener en cuenta todas las facturas que aún están sin tramitar y rondan los 15 millones de euros-. «La gente no cobra y las licitaciones públicas de obras mayores que se llevan a cabo son poquísimas porque, si no cobran, lo lógico es que las empresas no quieran presentarse a dichas licitaciones. Si le sumamos todas las concesiones en precario, podemos afirmar que el Concello de Ourense no está prestando de manera correcta ningún servicio», criticó ante los medios de comunicación. Desde el grupo municipal socialista reclamaron al alcalde y a su equipo ejecutivo que se pongan a trabajar y planifiquen las líneas a seguir para responder a las necesidades de la ciudadanía. «Nos ponemos a disposición de los grupos de la oposición para luchar contra la desidia en la que está sumida Ourense y no continuar, día a día y mes a mes, sumando nuevos problemas en todos los campos de actuación municipal», afirmaron. 

Categorías: Noticias