Como primer paso anuncia un expediente informativo a la técnica de termalismo, a la vez que anuncia que dirigirá personalmente las obras.

Alcaldía del Concello de Ourense pasa a hacerse cargo, directamente, de la dirección de las obras de adaptación de las áreas termales de la ciudad, «así como de los trámites necesarios para su próxima apertura», comunicó el Concello la mañana de este viernes. La decisión adoptada por el alcalde emana de la visita que cursó el propio regidor el pasado 1 de este mes a los espacios termales acompañado de técnicos municipales. Tras la cual Pérez Jácome ratifica ahora que «desde Termalismo no se cumplió la orden del 14 de octubre para que las áreas termales estuvieran abiertas al público desde el primer día de diciembre», señala la comunicación. Lo que no quiere decir que la responsabilidad se le impute a la concelleira titular, la popular Flora Moure, sino a la técnica municipal que no obró con la debida diligencia.

La idea con la que se opera la permuta de competencias que pasan ahora a ser de la Concellería de Infraestruturas, que dirige directamente el regidor municipal, obedece a «agilizar» los trabajos. Para lo que Pérez Jácome avanza la siguiente hoja de ruta: en el caso de Outariz, las obras están ya contratadas y la empresa confirmó al Concello que estarán concluidas «en las próximas semanas»; situación que aún está pendiente de resolver en el caso del espacio de As Burgas, donde es preciso contratar a la empresa que se encargue de llevarlas a cabo; la situación de O Muiño da Veiga es distinta, como también lo es el tratamiento que anuncia Pérez Jácome.

En este caso las termas se encuentran anegadas por otra de las típicas crecidas invernales del río. Tan pronto como el caudal del Miño lo permita, se acometerá la realización de los trabajos preciso. Pero en este caso lo hará la Concellería de Medio Ambiente, ya que se considera que, «por las peculiaridades de esta zona y aunque cuenta con surgencias», compete más al área que gestiona el popular Jorge Pumar que a la de Termalismo de Flora Moure. De hecho, recuerda el Concello, «no está catalogada como un área termal».

Tras la recolocación de la situación anunciada por el alcalde este viernes, se recalca que será el propio regidor municipal el que asuma «la dirección y supervisión de los trabajos», para lo que contará con el ingeniero de caminos que es personal eventual de la confianza del propio alcalde; y que se le abrirá expediente informativo a la técnica de la Concellería de Termalismo. En su caso, «por no cumplir la instrucción que le dio la concelleira para realizar un contrato menor que era necesario».

Categorías: Noticias