Aunque en un principio se anuncia una "campaña de sensibilización y control del ocio"

El Concello de Ourense anunció este viernes la puesta en marcha de una campaña especial de sensibilización y control del ocio que abarcará diversas actividades, como pintadas ilegales, control de locales de ocio, ruidos, ocupación de vía pública y actividades sin licencia o que no se ajustan a esta. Lo hará a través de las concellerías de Seguridade Cidadá, Comercio y Urbanismo así como con la implicación de la Policía Local. Fue lo que se acordó en una reunión que mantuvo este viernes el concelleiro de Seguridade Cidadá, Telmo Ucha, con las titulares de las otras dos concellerías y la jefa de la Policía Local.

Fue el acuerdo al que se llegó en una reunión entre los concelleiros de Urbanismo, Sonia Ogando, y Seguridad Ciudadana y Comercio, Telmo  Ucha, con la jefa de la Policía Local y mandos del cuerpo para tratar esta problemática y buscar una mayor coordinación entre todos los departamentos municipales. Se indica al respecto que «la intención no es otra que el cumplimiento de la diversa normativa que afecta a estas actividades para garantizar la idónea convivencia». Para lo que, señala el Concello, se pide primero la sensibilización ciudadana y su colaboración para conciliar ocio y derechos del ciudadano, pero también respeto a aquellas actividades que sí cumplen con la normativa vigente y que son la mayoría, señala el concelleiro Ucha.

Se realizarán controles aleatorios y frecuentes en establecimientos públicos y zonas sensibles para inspeccionar y corregir cualquier tipo de infracción, «con el planteamiento de tolerancia cero«, se anuncia. En el caso de la hostelería se seguirán las indicaciones que actualiza continuamente la Xunta de Galicia para combatir los contagios de Covid. Si bien, señala el Concello que, «al detectarse ciertos incumplimientos sobre actividades sin permiso o que no se ajustan a este, (algunas relativas a permisos, terrazas o instalaciones, entre otras), se extremarán los controles para reorganizar adecuadamente estas actividades y no consentir ni relajación de medidas ni incumplimientos de las ordenanzas municipales o cualquier otro tipo de normativa en vigor. Se va a combatir con firmeza cualquier situación de descontrol».

Por último, en la reunión también se concluyó la existencia de una cierta «sensación de impunidad», que deriva del hecho de que siga habiendo expedientes sancionadores pendientes de tramitación. «No solo es falsa sino que no tiene cabida y sería un error grave reincidir en la infracción puesto que el objetivo prioritario de esta Administración es acabar con la reincidencia de infracciones», señala ahora el Concello, tras el compromiso de las concellerías a acelerar la tramitación de dichos expedientes, entre otras medidas.

Categorías: Noticias