Los socialistas abogan por la conservación de los dos inmuebles, uno en la avenida de las Caldas y otro en Basilio Álvarez

El PSdeG-PSOE de Ourense propone el estudio de una alternativa urbanística que contemple el traslado y recuperación de los edificios adquiridos por el concello en el barrio de A Ponte, con el fin de evitar el “simple derrumbamiento” de los dos inmuebles –sitos en la avenida de las Caldas y en la calle Basilio Álvarez–, que a pesar de no estar catalogados ni ser BIC, están considerados “construcciones históricas y singulares de gran valor patrimonial”.
Los socialistas apuestan así por la rehabilitación y la preservación de la herencia arquitectónica de Ourense para la creación de nuevas dotaciones en parcelas de titularidad municipal, contando como base con la recuperación de los edificios existentes. “Esta acción permitiría impulsar un proyecto de regeneración urbana ambicioso y centrado en la protección y puesta en valor del patrimonio ourensano, como ya se está haciendo en otras ciudades de España y Europa, o mismo en otros puntos de la ciudad”, defienden desde el grupo municipal socialista.
Como ejemplos de traslados de bienes patrimoniales llevados a cabo con éxito en Ourense, los socialistas hacen referencia al reciente cambio de localización por parte del Gobierno central del cruceiro de Faílde –que “pasaba desapercibido” al lado del Museo Arqueológico y ahora “preside un espacio con encanto” en la calle Bailén, en pleno casco histórico–; o la puerta del antiguo Hospital San Roque –sito en la Alameda, que hoy luce a la entrada de la Iglesia de la Trinidade–.
Con esto, los socialistas instan al gobierno de PP y DO a poner sobre la mesa la posibilidad de reemplear las estructuras contando con la participación del Colegio de Arquitectos de Galicia (COAG) y de los técnicos municipales, con el fin de concretar posibles alternativas al derrumbamiento de dos inmuebles “que fueron sedes de populares academias de enseñanza o alojamientos y establecimientos hosteleros especialmente concurridos por vecinos y turistas llegados de otros lugares durante décadas”.
“Esta inciativa se enmarca dentro de los nuevos modelos de arquitectura urbana del s. XXI, que apuestan claramente por la rehabilitación, la preservación de nuestro patrimonio y por la integración de distintas formas de construcción en diferentes entornos, pudiendo crear así nuevos equipamientos o servicios para la ciudadanía con gran valor patrimonial y de referencia en el futuro, al tiempo que se optimizan recursos”, señalan.
El concello de Ourense anunció públicamente la adquisición de estos dos inmuebles históricos por un importe de cerca de 900.000 euros para, según consta en el informe técnico, obtener los terrenos en los que se encuentran y destinarlo a sistema de espacios libres y uso general.
Categorías: Noticias