De estas, 15.800 fueron atendidas a través del Plan Cruz Vermella Responde frente al coronavirus

El Comité Provincial de Cruz Roja en Ourense mantuvo una reunión semipresencial, con el objetivo de evaluar el trabajo de este año y aprobar la Memoria de Actividades de 2020, que recoge el balance de los distintos programas desarrollados el pasado año por Cruz Roja en la provincia así como la labor realizada desde la puesta en marcha del Plan Cruz Roja Responde frente al coronavirus. En su intervención ante el Comité Provincial, Felipe Ferreiro destacó el inmenso e incansable trabajo del personal técnico y voluntario durante los meses de confinamiento y desescalada, atendiendo desde el Plan Responde a más de 15.800 personas para cubrir sus necesidades básicas, acompañarlas o darles información y consejos para la prevención de la COVID19. Un plan integral de actuación en todas las áreas de actividad: socorros, salud, inclusión social, educación, empleo y medio ambiente. En total desde el Plan Responde se ofrecieron 117.762 respuestas.
Ferreiro destacó que “a mayores del Plan Responde, mantuvimos la atención en el resto de los proyectos, que se tuvieron que adaptar a la nueva realidad, donde la tecnología es fundamental: sea un teléfono para llamar a una persona mayor, internet para hacer las tareas escolares y teletrabajar, o para solicitar ayudas a la administración pública. En todos los casos pusimos la tecnología en favor de las personas más vulnerables, acercando medios, tramitando y gestionando expedientes, escuchando a las personas para seguir estando a su lado en los momentos más difíciles o quizás de mayor incertidumbre de nuestras vidas”, afirmó Felipe Ferreiro.
El Plan Cruz Roja Responde de marzo a diciembre del 2020 En el área de inclusión social, durante el confinamiento inicial, la entrega de productos de alimentación, productos básicos de primera necesidad y medicamentos, fue clave para asegurar la protección de las personas. Entre marzo y diciembre se atendieron las necesidades de 6.644 personas. En el área de salud, se atendieron 5.944 personas y 389 desde el área de socorros. En el ámbito específico del empleo 1.170 personas recibieron apoyo, orientación, formación, intermediación laboral con empresas, favoreciendo sus oportunidades de acceder al mercado laboral. En el área de educación, 312 personas participaron en actividades formativas, siendo especialmente significativas las de infancia, ya que no volvieron a las aulas hasta el siguiente curso escolar. Desde el área de medio ambiente se atendieron a familias en situaciones de pobreza energética, y se realizó una labor de sensibilización sobre reciclaje y ahorro energético. En la provincia de Ourense 454 personas participaron en acciones de este área.
Memoria 2020
En la presentación de los datos de la Memoria de 2020, Ferreiro explicó que Cruz Roja en Ourense atendió de forma individual a más 29.800 personas desde los distintos programas y proyectos. A ellas hay que añadir los más de 12.200 participantes en actividades de sensibilización con el entorno. Todas las acciones de Cruz Roja están vinculadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a la Agenda 2030 que nos implica a todas y a todos para transformar el mundo, poniendo fin a la pobreza, protegiendo el planeta y avanzando por la senda de la Paz, aseguró Ferreiro. Atendemos a 6.040 personas a consecuencia de una situación continuada de alta precariedad, que precisan ayuda para cubrir sus necesidades básicas: vivienda, los recibos básicos, la alimentación, la medicación etc. El desempleo es un factor determinante, aunque no el único. Ofrecemos respuesta a las necesidades de 540 personas inmigrantes: información y asesoramiento legal, formación, etc. Desarrollamos actividades dirigidas a favorecer su integración en nuestra sociedad: clases de idioma, actividades educativo-culturales, entrenamiento en habilidades sociales, intervención psicológica, ayuda en la busca de vivienda, etc. En el marco del proyecto de protección internacional que Cruz Roja desarrolla en coordinación con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, 170 personas fueron acogidas en el Programa de Atención a personas solicitantes de asilo o refugiadas. Un proyecto específico dio apoyo a mujeres en situación de especial dificultad o víctimas de violencia, en el que participaron 104 mujeres. Además, 35 mujeres formaron parte del programa de Atención y Protección a las víctimas de la violencia de género ( ATENPRO) del Gobierno de España. Atendemos a 2.827 personas mayores: en una provincia envejecida cómo la nuestra, desde diferentes proyectos buscamos mejorar la seguridad y autonomía de las personas mayores, reducir el sentimiento de soledad y el aislamiento social no deseado, promover un envejecimiento activo y saludable, prevenir el deterioro de funciones cognitivas así como romper la brecha digital acercando las nuevas tecnologías. 
Ferreiro Feijóo destacó las medidas de protección a la infancia en riesgo de exclusión social que Cruz Roja desarrolla con la Xunta de Galicia: se atendieron 291 personas, desde el proyecto de Acogimiento Familiar y en el Centro de Día de Menores de Verín en el que los niños reciben todas las atenciones y cuidados diarios que necesitan (mantenimiento, vestuario, material escolar, actividades lúdicas etc.). Ligado a estos proyectos, la labor de Cruz Roja Juventud fue fundamental durante el 2020: 3.335 personas atendidas desde los diferentes proyectos y 2.652 personas participaron en actividades del entorno. Igualmente señaló que desde los diferentes proyectos mejoramos las oportunidades de acceso a un empleo de 987 personas vulnerables, en muchos casos muy alejadas del mercado laboral.
En el ámbito del empleo supuso un esfuerzo tanto para la orientación laboral cómo para la formación, así como en el diseño de cursos de capacitación que ahora deben contemplar las tecnologías de la información, ya que son decisivas a la hora de alcanzar un puesto de trabajo.
En el ámbito de la salud, Cruz Roja promovió hábitos y estilos de vida saludables así como conductas y actuaciones de prevención de enfermedades, de accidentes de tráfico, accidentes domésticos y en el tiempo de ocio. En los proyectos de prevención de enfermedades y promoción de la salud participaron 1.521 personas. En cuanto a personas con discapacidad, ayudamos a promover, mantener o restablecer la autonomía e independencia de 272 personas con limitaciones funcionales. Un último colectivo de atención sería la población reclusa o exreclusa, también muy afectado por la pandemia. A pesar de las dificultades, en colaboración con Servicios Sociales Penitenciarios, a través de este proyecto facilitamos la realización de trabajos en beneficio de la comunidad a 105 personas que cumplen condena, cerca de su domicilio y manteniendo su empleo.



Categorías: Noticias